Image default
Inicio » Blog » AstraZeneca retira su vacuna contra el COVID-19 del mercado después de más de tres mil millones de dosis aplicadas
Noticias

AstraZeneca retira su vacuna contra el COVID-19 del mercado después de más de tres mil millones de dosis aplicadas

Después de administrar más de tres mil millones de dosis, AstraZeneca anunció que retirará del mercado su vacuna contra el COVID-19 desarrollada en colaboración con la Universidad de Oxford. La farmacéutica explicó que la decisión de retirar la vacuna se debe a un cambio en la demanda de vacunas actualizadas, en respuesta al aumento de nuevas variantes del coronavirus.

Graves efectos secundarios

Aún puedes adquirir un módulo gratuito de nuestro curso de autosanación: Enlace Whatsapp

SanarCuerpo

Se han reportado casos raros de coágulos sanguíneos asociados con su aplicación, lo que ha afectado su reputación. El desarrollo de esta vacuna, que normalmente habría tomado hasta 10 años, se logró en un tiempo récord de 10 meses. En noviembre de 2020, fue considerada como «una vacuna para el mundo«, ya que era más económica y fácil de almacenar que otras vacunas desarrolladas en ese momento.

La decisión de AstraZeneca de producir la vacuna en masa fue crucial para su distribución global y contribuyó significativamente a controlar la pandemia junto con otras vacunas como la de Pfizer, según el profesor Adam Finn, de la Universidad de Bristol. Sin embargo, la vacuna de Oxford-AstraZeneca ha enfrentado críticas debido a una serie de efectos secundarios inusuales, incluyendo la aparición de coágulos sanguíneos, lo que llevó a varios países a buscar alternativas para combatir el COVID-19.

AstraZeneca: Nuevas variantes de COVID

Según un comunicado de AstraZeneca, estimaciones independientes sugieren que cerca de 6,5 millones de vidas fueron salvadas en el transcurso de un año gracias a esta vacuna. La empresa también afirmó que sus esfuerzos han sido reconocidos por gobiernos de todo el mundo y se consideran un componente clave en el fin de la pandemia.

Sin embargo, el desarrollo de nuevas vacunas adaptadas a las variantes mutadas del COVID-19 ha generado un excedente de vacunas actualizadas disponibles, lo que ha llevado a una disminución en la demanda de la vacuna original de AstraZeneca, que ya no se fabrica.

El profesor Finn explicó que la retirada de la vacuna «simplemente refleja que ya no es útil». «Resulta que este virus es muy ágil y ha evolucionado a partir de las vacunas originales, por lo que en cierto sentido se han vuelto irrelevantes y es probable que ahora solo se utilicen las vacunas reformuladas», añadió.

Deja un comentario