Image default
Inicio » Blog » Beneficios de dejar de comer pan
Come y Sana

Beneficios de dejar de comer pan

Para muchos el pan puede resultar un alimento imprescindible en nuestras comidas del día a día. Además, se ha convertido en nuestro «mejor» complemento para cada comida. Si lo piensas el pan está presente en prácticamente todas las comidas que una persona promedio suele consumir, pero…

¿El pan es saludable?

Lo primero que tienes que saber es que el pan tiene tres partes: el salvado, el germen y el endospermo.

El problema realmente, no es el pan en sí, sino que la mayoría de los panes que nos venden son refinados. Cuando se refinan lo que ocurre es que se pierde el salvado y el germen; lo que significa que se pierde la fibra, los minerales y también las vitaminas. Pero, no solo esto, sino que al estar elaborado con harinas refinadas que tienen un alto índice glucémico, hace que el azúcar entre más rápido en la sangre, produciendo picos de glucosa y, a su vez, picos de insulina. Además, un índice glucémico alto te da más hambre y te hace ingerir más cantidad de alimentos durante todo el día.

Es curioso, pero las personas suelen culpar de su sobrepeso a la comida chatarra. Sin embargo, el pan que ingerimos de forma habitual podría ser incluso más peligroso que ésta. 

Tres datos que cambiarán tu modo de ver el pan

Aún puedes adquirir un módulo gratuito de nuestro curso de autosanación: Enlace Whatsapp

SanarCuerpo
  1. El pan en exceso te hace engordar. La respuesta es sí; una sola revanada de Pan blanco tiene lo siguiente: Calorías – 70; Grasa – 1 gr; Hidratos – 13. Pan integral: Calorías – 92; Grasa – 2gr; Hidratos – 17. Pan de masa madre: Calorías – 93; Grasa – 0.6gr; Hidratos – 13. Como ves, si por cada comida te tomas dos revanadas de pan integral, estarás añadiendo casi 200 calorías y más de 30 gramos de carbohidratos.
  2. El pan a penas tiene nutrientes. Si comparamos el pan con otros alimentos como las frutas y las verduras, el pan es relativamente bajo en nutrientes esenciales. También es un alimento bajo en proteínas, grasa, fibra, vitaminas y minerales…
  3. El pan contiene Anti-nutrientes. Los antinutrientes son unos compuestos, que pueden ser naturales o sintéticos, que interfieren con la absorción de nutrientes. El pan los tiene. Los cereales tienen un alto contenido de «ácido fítico», que es un tipo de molécula que se une al hierro, al cinc, al magnesio y al calcio, evitando su absorción.

Estudios que demuestran lo anterior: Visitar articulo

Plus One

¿Qué pasaría si lo dejo de consumir?

Lo más común es sentir algo de abstinencia los primeros días y, si sueles consumirlo de manera habitual, experimentarás una fatiga general el primero o el segundo día. Pero, a partir del tercer día, esa sensación desaparece. Transcurridos esos primeros días, disfrutarás de estos increíbles beneficios:

  1. Te vas a deshinchar. Cuando reducimos el consumo de hidratos de carbono, lo primero que notamos es la rapidez con la que nos deshinchamos. Lo notamos tanto en la váscula como también en la ropa. Ojo, no es grasa lo que pierdes, sino agua. Cuando los carbohidratos se almacenan en el cuerpo en forma de glucógeno, cada gramo de carbohidratos almacena de tres a cuatro veces su peso en agua.
  2. Vas a adelgazar. Solamente dejando el pan vas a adelgazar de dos a tres kilos de media al mes. Además, perder agua también, a la larga, hará que pierdas peso ya que reducirás las calorías de este alimento en los totales diarios; claro, siempre y cuando no las sustituyas por otras.
  3. Tendrás menos antojos. Los carbohidratos refinados elevan el nivel de azúcar en sangre, al poco tiempo este cae, lo que lleva a la persona a seguir consumiendo más hidratos y a tener muchos más antojos. Una investigación publicada en el American Journal Clinical Nutrition sugiere que este proceso activa los centros de adicción en el cerebro, lo que lleva a tener antojos muy calóricos…
  4. Va a mejorar tu salud cardíaca. Un estudio de 2014 publicado en Plus One descubrió que los hidratos de carbono refinados (hablando del pan blanco), aumentan el nivel corporal de un ácido graso que se llama «ácido palmitoléico», lo que incrementa a su vez el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y diabetes del tipo 2.
  5. Mejora tu estado anímico. Existe una asociación directa entre lo que comemos y diversas funciones del cerebro. Así pues, mientras que el consumo de determinados alimentos y la adquisición de algunos hábitos pueden mejorar nuestro estado anímico, también ocurre que un estado de ánimo bajo nos puede llevar a escoger determinados alimentos con el objetivo de calmar la ansiedad o también el mal humor. El consumo de refinados da lugar a un pico de glucosa que nos puede llevar de la energía a la fatiga en muy poco tiempo; hecho que puede influir muy negativamente en nuestros estados de ánimo.

Deja un comentario