Image default
Inicio » Blog » ¿Realmente funciona la Dieta Keto?: Todo lo que debes saber
Come y Sana

¿Realmente funciona la Dieta Keto?: Todo lo que debes saber

Con este artículo descubrirás los fundamentos del funcionamiento de la dieta cetogénica o Dieta «Keto». Comprender estos conceptos te facilitará enormemente su aplicación y te permitirá obtener mejores resultados.

En esencia, la dieta cetogénica transforma tu cuerpo en una verdadera máquina de quemar grasa, lo que facilita la reducción del exceso de peso y te brinda sensación de saciedad durante períodos prolongados. Además, te ayuda a controlar tus niveles de azúcar en la sangre y a revertir numerosos problemas de salud derivados de una mala alimentación.

En esta dieta, tu cuerpo se convierte en un quemador de grasa eficiente, mientras que tu cerebro se nutre de cetonas, compuestos también derivados de la grasa. Es importante comprender que este enfoque difiere significativamente de lo que se considera «normal» en la actualidad. El mundo está atravesando una epidemia de obesidad de proporciones alarmantes.

La mayoría de las personas en el mundo moderno padecen sobrepeso y, como resultado, hay una epidemia global de diabetes, caracterizada por niveles elevados de azúcar en la sangre. La diabetes se ha convertido en una de las principales causas de mortalidad en varios países, como México, donde las tasas de muerte por esta enfermedad se han cuadruplicado desde la década de 1990. En Chile, uno de cada diez adultos padece diabetes, y se estima que en Estados Unidos, la mitad de la población la desarrollará en algún momento de su vida. Esta problemática no se limita a Occidente, sino que también afecta gravemente a países como China, India y las naciones árabes. Se ha convertido en un problema global que conlleva graves complicaciones.

Entonces, ¿por qué está sucediendo esto? No solo afecta a las personas que conoces, sino que es muy probable que también te esté afectando a ti…

La accesibilidad generalizada a alimentos ricos en carbohidratos y azúcares en cualquier parte del mundo y en todo momento es uno de los principales factores que contribuyen a esta situación. Estos alimentos son atractivos al paladar y, por lo tanto, potencialmente adictivos. Es posible que estemos consumiendo azúcar y almidón varias veces al día, lo que aumenta constantemente nuestros niveles de azúcar en la sangre y mantiene a nuestros cuerpos quemando azúcar como fuente de energía.

El problema de quemar principalmente azúcar es que esto bloquea la quema de grasa en nuestros cuerpos debido a la acción de la insulina, una hormona responsable del almacenamiento de grasa. Cuando consumimos carbohidratos, los niveles de azúcar en la sangre y de insulina se elevan. La insulina indica a nuestro cuerpo que almacene la grasa que consumimos para usarla posteriormente. Como resultado, el azúcar se utiliza como fuente de energía de inmediato, y la grasa se almacena para ser utilizada más adelante.

Sin embargo, cuando estamos constantemente expuestos a un alto consumo de azúcar, ese «más adelante» nunca llega. A veces no nos damos cuenta de que alimentos ricos en almidón, como el pan o la pasta, se descomponen rápidamente en el estómago, convirtiéndose en glucosa pura, un azúcar simple que eleva los niveles de azúcar en la sangre e insulina.

El enemigo silencioso:

El pan, la pasta, el arroz y otros alimentos con alto contenido de almidón se convierten en azúcares simples durante la digestión. Entonces, si comemos lo que la mayoría consume, nuestros niveles de azúcar en sangre estarán constantemente altos.

En el peor de los casos, podemos desarrollar diabetes y, al mismo tiempo, almacenar grasa de manera constante. Esto explica por qué hay una epidemia de obesidad en curso.

Hoy en día, está claro que simplemente comer menos y ser más activos no es suficiente para detener esta epidemia. Esta idea se ha repetido durante 30 años, pero la situación de la obesidad sigue empeorando año tras año.

Perder peso contando calorías es una tarea muy difícil. Mientras sigas consumiendo cantidades significativas de azúcar o carbohidratos, pensando que estás haciendo lo correcto, será casi imposible alcanzar tus metas. Esto se debe a que tu cuerpo se mantendrá constantemente en modo de almacenamiento de grasa.

Entonces, ¿La dieta Keto es la mejor opción?

Aún puedes adquirir un módulo gratuito de nuestro curso de autosanación: Enlace Whatsapp

SanarCuerpo

La dieta cetogénica representa exactamente lo contrario. En lugar de quemar azúcar constantemente, quema grasa. Cabe destacar que la dieta cetogénica no es la única forma saludable de alimentarse, pero sí es la dieta más poderosa para revertir por completo las enfermedades causadas por el exceso de azúcar o carbohidratos, incluyendo la obesidad. En lugar de consumir constantemente azúcar y almidón a lo largo del día, o incluso en abundancia, la dieta cetogénica se caracteriza por ser muy baja en carbohidratos y moderada en proteínas. Aun así, es necesario consumir una cantidad adecuada de proteínas para reparar y mantener los tejidos corporales en buen estado. Sin embargo, en esta dieta, la energía proviene principalmente de la grasa.

En una dieta cetogénica, el cuerpo obtiene energía a partir de la grasa. Todos los músculos pueden utilizar directamente la grasa como fuente de energía. Sin embargo, el cerebro no puede hacerlo, y ahí es donde entra en juego el término «cetogénica».

Cuando consumes muy pocos carbohidratos, tu cuerpo toma la grasa y la convierte en cetonas en el hígado.

Las cetonas son pequeñas moléculas de energía que se convierten en un excelente combustible para tu cerebro.

De esta manera, con la dieta cetogénica, incluso tu cerebro quema grasa a través de las cetonas.

De hecho, esta es una función que el cuerpo necesita. Cuando no comes durante un tiempo prolongado, como cuando ayunas o dejas de consumir alimentos por alguna razón, el azúcar almacenado se agota rápidamente. Para alimentar al cerebro, el cuerpo comienza a producir cetonas a partir de la grasa.

Esto significa que no necesariamente tienes que seguir una dieta cetogénica para entrar en cetosis. También podrías ayunar durante uno o dos días y entrar en cetosis, quemando así una gran cantidad de grasa.

La buena noticia es que no es necesario morir de hambre o ayunar durante períodos prolongados, ya que la dieta cetogénica también funciona. Además, no se puede ayunar de forma continua, pero sí se puede seguir una dieta cetogénica de por vida.

En resumen, la dieta cetogénica convierte tu cuerpo en una máquina de quemar grasa. Mientras que alguien podría pasar una hora corriendo en una cinta de correr en el gimnasio para quemar grasa, tú estarás quemando grasa todo el tiempo, incluso mientras duermes.

Dieta Keto: La mejor opción para bajar de peso y puede ayudarte a sentirte y funcionar mejor. ¿Por qué?

Porque es muy poco probable que te quedes sin combustible. Tu cuerpo solo puede almacenar carbohidratos para obtener energía durante unas pocas horas, o como máximo, un día. Esto significa que si solo quemas azúcar, volverás a sentir hambre rápidamente y tendrás que comer constantemente para evitar malestar.

Por otro lado, el cuerpo almacena grasa, que proporciona suficiente energía para semanas, e incluso meses. En una dieta cetogénica, tu cuerpo y tu cerebro tienen acceso constante a esta fuente de energía proveniente de la grasa.

Podrás seguir adelante, sentirte lleno de energía, satisfecho y maravilloso, sin necesidad de detenerte a comer un refrigerio.

Incluso puedes ahorrar tiempo y dinero al saltarte algunas comidas y seguir quemando grasa de manera continua. Incluso mientras duermes, tu cuerpo y tu cerebro estarán quemando grasa.

Deja un comentario